Primer día de cole

Antes sólo era consciente del paso del tiempo cuando miraba a mi hermano pequeño. Verlo crecer y cumplir años era la prueba de que yo también me hacía mayor aunque no lo sintiera así. Pero desde hace casi tres años no es él quien me recuerda que el tiempo pasa, y rápido, si no la pequeña tortuga ninja que corretea por la casa. La misma que ahora empieza el “cole de los grandes”.

…el “cole de los grandes”…. lo que significa que ya “es grande”…. lo que significa que yo “soy grande”…

Pero al margen de esto, lo que de verdad me hizo sentir muy mayor fue entrar en el “cole de los grandes” y verme allí, con cara de cría, colgada en la pared con 14 años … con tanta cara de cría que la pequeña tortuga ninja no acaba de creerse que esa era yo, como si yo siempre hubiera tenido 30 años…

Esta mañana ha sido rara, de sentimientos encontrados. Estaba feliz por acompañar a mi “niña” en esta nueva etapa de su vida pero un poquito triste porque se hace mayor. Feliz de estar hoy ahí en un día tan especial para ella pero un poquito triste por no poder estarlo el resto del curso. Feliz por pensar que ella tendrá también muchos recuerdos entre las paredes de ese edificio y un poquito triste porque esos recuerdos, los míos, pasaron hace muchos años.

Estoy contenta de que además vaya al mismo colegio al que fui yo, mi hermano, mis primas… Contenta de que juegue en el mismo patio en el que yo jugaba… contenta de que tenga a profesores que yo tuve… contenta de que muy posiblemente se siente en pupitres en los que yo me senté…

Pero en definitiva, feliz por verla a ella tan feliz, emocionada y nerviosa en este día tan importante. El primer día de cole. El primer día en que mi hija deja de ser un bebé y se convierte en una niña. El primer día de muchos que vendrán y que la harán crecer como persona.

Te quiero pequeña. ♥

Anuncios

Sorteo RAIMA en Barcelona Colours

Raima, es una de mis tiendas favoritas. Mi relación con ella viene de lejos, de muy lejos. Y supongo que mi fascinación por el papel viene de ahí.
Aún recuerdo la primera libreta que tuve de esa tienda. Me la regaló mi tutora de séptimo de EGB, hace 17 o 18 años (cómo pasa el tiempo!!!) porque le toqué en el amigo invisible que organizábamos cada año en el colegio por Navidad.
Aún recuerdo las tapas duras de color granate con la pegatina de la tienda en la portada, las anillas doradas y los magníficos papeles con que estaba hecha. Recuerdo que tardé mogollón en atreverme a utilizarla por miedo a estropearlos. Eran hojas de diferentes tipos de papel, colores, grosores…  Era preciosa.
La pena es que hace tantos años de eso que no sé dónde puede estar ahora. Seguramente perdida en alguna de las mudanzas que he tenido a lo largo de los años. Pero la sigo teniendo grabada en la memoria.
Años más tarde, pasaba mucho por la tienda ya que estudiaba muy cerquita. Fue donde tuve mi primer contacto con el scrapbooking, aunque por aquellos tiempos no sabía que se llamaba así. Allí compraba papeles, decoraciones, pegatinas, etc, para mis álbumes de fotos y manualidades. Recuerdo en concreto un álbum y decoraciones en tonos lilas que compré hace igual 9 años y del que aún conservo cosas sin usar (maldito complejo de Diógenes!).

Así que cuando vi que en Barcelona Colours habían organizado un concurso donde poder ganar un vale de 30€ para gastar en Raima, mi emoción fue máxima. Podéis pasaros por su web para ver las bases del concurso, sobre todo si tenéis niños.

Y ya que estáis, podéis echarle un vistazo a su web que para mí es una de mis imprescindibles desde que di con ella. Tiene un montón de planes y recomendaciones para familias con niños que viven en Barcelona y alrededores y además, su agenda de actividades semanal mola mil!!!

Estas son algunas de las fotos que las chicas de Barcelona Colours hicieron en la Tienda del Carrer Comtal.

Y se acabaron las vacaciones…

Las vacaciones ya acabaron para mí… Ay! qué rápido se pasan!

Este verano ha sido un poco diferente a lo que estábamos acostumbrados en los últimos años pero aun así creo que ha sido uno de los mejores. No hace falta irse lejos, coger aviones o hacer mil kilómetros en coche para ser feliz en vacaciones y sobre todo para sentir que estás de vacaciones.

Reconozco que al principio me costó un poco aceptar el hecho de que no me iba a ir a ningún sitio, ni cerca ni lejos, y que cuando me preguntaban donde iría me sentía con un poco de complejo de inferioridad. Mucha gente cree que si no te vas fuera de casa al menos unos días no son vacaciones. Yo soy (o era) una de ellas. Para mí las vacaciones no tenían sentido si no te ibas fuera, contra más lejos mejor, pero este año me he dado cuenta de que estaba equivocada. Claro que me encanta viajar y conocer sitios nuevos, como a la que más, pero sinceramente, han sido unas vacaciones geniales.

¿Por qué? Pues muy sencillo… hemos disfrutado a tope todos y cada uno de los días que hemos tenido… hemos hecho un montón de excursiones… hemos descubierto sitios que teníamos al lado y que no conocíamos… hemos hecho cosas que llevábamos mucho tiempo queriendo hacer… hemos dormido como nunca antes… hemos reído, cantado, bailado… hemos comido mucho mucho helado… hemos ido de compras… hemos tenido tiempo para nosotros dos solos, para nosotros tres solos, para estar con amigos, para estar con la familia… hemos celebrado cumpleaños… hemos ido a la Piscina, a la Playa, a Port Aventura, al Tibidabo, al Aquarium, al Cine, al Cosmocaixa, al Museu Dalí… hemos ido de Boda y Bautizo a Málaga… hemos pasado unos días geniales en Figueres con los mejores amigos (y sus padres más)… y me he puesto hasta morena!

¿Qué más se puede pedir? creo que no mucho, la verdad.

Así que estoy encantada con mis vacaciones de este año. Un poco apenada porque ya acabaron pero contenta porque aún quedan unos cuantos días de verano en los que poder seguir haciendo cosas.

Estoy feliz de haber aprovechado mis vacaciones al máximo aunque mi cabeza diga que aún podríamos haber hecho más cosas… Estoy feliz de haber compartido con mi hija su primera vez viajando en avión, su primera vez en la playa, su primera película de cine (Aviones, cómo no!)… Estoy Feliz, simplemente

Reiniciando sistemas…

El mes de junio me dejó sin un ápice de energía. Se juntaron muchas cosas a la vez y al final el cuerpo y la mente dijeron basta.

Entre otras cosas, el último virus que pilló la pequeña tortuga ninja, nos pasó factura a toda la familia. La verdad es que cuando ves pasarlo tan mal a tus hijos, y más si son pequeños y aún no entienden del todo las cosas, es muy duro. Y si además, pasas casi 10 días apenas sin dormir y a tope de curro… pues ya ni te cuento.

El saber popular dice que los bebés o comen mal o duermen mal, pero nunca las dos cosas juntas… en mi caso, por “suerte”, la tortuga ninja comió muy mal de bebé con lo que no estamos acostumbrados a no dormir del tirón por las noches. Por eso cuando pasamos una mala noche, como no estamos acostumbrados, al día siguiente nos queremos morir del sueño que tenemos… pero cuando una mala noche se convierte en 10 días…

El saber popular dice que los niños lo pillan todo el primer año de cole o guardería y después ya está, se ponen malos lo justo. Eso espero, porque otro año como este y no sobrevivo al 2014… Hemos estado “malos” desde septiembre del año pasado así que espero por favor, al menos, tener un par de meses de verano tranquilos sin virus pululando a sus anchas por mi casa…

Esto último no lo quiero decir muy alto por si acaso, crucemos los dedos! Ahora que parece que “la crisis” ya ha pasado y ya estamos todos recuperados espero poder seguir compartiendo cosas por aquí como venía haciendo hasta ahora aunque quizás no con tanta asiduidad.

Gracias por seguir ahí!

Please stand by…

Pues eso, que mi cerebro no da para más… no puedo estar más cansada…

…no oigo el despertador por las mañanas, llevo una media de cuatro cafés al día (aunque mi récord son cinco), me quedo frita en el bus a cualquier hora, soy incapaz de pensar con claridad antes de las once de la mañana (aunque me levanto a las seis)…

no puedo estar más cansada… y con más cosas por hacer…

Así que eso… Please, stand by